Escrito por 20:31 Espectaculos Vistas: 0

Recibe Suiza al cantante Nemo tras triunfo en Eurovisión

Berlín.- Los fans suizos de Eurovisión se preparaban el domingo para dar una bienvenida de héroe al cantante Nemo, que ganó la 68ª edición del Festival de Eurovisión con «The Code», una oda pop-rap operística al viaje del cantante hacia la adopción de una identidad no sexista.

La cantante, que es suiza pero vive actualmente en Berlín, tenía previsto aterrizar en Zúrich el domingo por la noche, según informó la emisora nacional SRF.

El concursante suizo se impuso al rockero croata Baby Lasagna al obtener el mayor número de puntos de los jurados nacionales y los telespectadores de todo el mundo.

Nemo, de 24 años, es el primer ganador no binario del concurso, que desde hace tiempo se considera un refugio seguro para la comunidad LGBTQ. Nemo es también la primera ganadora suiza desde 1988, cuando la cantante canadiense Celine Dion compitió bajo bandera suiza.

En una rueda de prensa posterior a la victoria, Nemo expresó su orgullo al aceptar el trofeo por «la gente que se atreve a ser ella misma y la gente que necesita ser escuchada y comprendida. Necesitamos más compasión, necesitamos más empatía».

Biel, la ciudad natal de Nemo, felicitó por Internet a la recién coronada estrella y dijo que sus habitantes estaban preparados para celebrarlo.

«¡Felicidades! La ciudad de Biel está muy orgullosa y dice: Bravo y Merci Nemo por la fantástica canción y actuación y también por llevar los colores de Biel por el mundo!», dijo la ciudad en su página web. «Su ciudad lo celebrará y le dará la bienvenida».

Biel, con una población de unos 60 mil habitantes, está situada a unos 100 kilómetros al suroeste de Basilea, a orillas del lago de Biel. La ciudad es bilingüe, alemán y francés, y está considerada la capital relojera de Suiza.

«Nemo crea y se mueve libremente entre la cultura clásica, alternativa y popular», declaró la responsable de cultura de la ciudad, Glenda González Bassi. «Un maravilloso ejemplo de la cultura dinámica e integradora de la que estamos orgullosos en Biel».

Nemo -nombre completo: Nemo Mettler- se impuso a finalistas de otros 24 países, que actuaron ante miles de espectadores en directo y unos 180 millones de telespectadores de todo el mundo. Cada concursante disponía de tres minutos para fusionar melodías pegadizas y espectáculos llamativos en actuaciones capaces de ganarse el corazón de los telespectadores. Los estilos musicales abarcaron el rock, la música disco, el tecno y el rap, a veces una mezcla de más de uno.

En toda Suiza, la gente empezaba a pensar ya en el año que viene, cuando el país acoja el próximo certamen de Eurovisión. Tradicionalmente, el país del ganador acoge el certamen musical al año siguiente.

Las ciudades de Ginebra, Basilea y San Gall ya se han posicionado para competir como anfitrionas del próximo concurso, informó SRF.

«Es una gran oportunidad artística y turística para mostrar al mundo lo que es Suiza, y ahora nos toca a nosotros aceptar este reto juntos», Gilles Marchand, Director General de la empresa de medios de comunicación SRG, una asociación de diferentes organizaciones de medios de comunicación suizos.

En cuanto a Berlín, su segunda ciudad adoptiva, Nemo declaró a la agencia de noticias alemana dpa antes del certamen de Eurovisión: «Me gusta mucho Berlín porque es una ciudad muy creativa que cambia constantemente. Es una ciudad divertida».

En la capital croata, Zagreb, miles de personas se congregaron en la plaza principal para dar la bienvenida al segundo clasificado, Baby Lasagna, en su regreso a casa. Al grito de «Te queremos», la multitud vitoreó al cantante mientras interpretaba su «Rim Tim Tagi Dim», una canción de rock que aborda el problema de los jóvenes croatas que abandonan el país en busca de una vida mejor.

Los croatas esperaban una victoria y Baby Lasagna rompió a llorar cuando subió al escenario, diciendo que no esperaba una acogida tan grande. «Lo hemos hecho lo mejor que hemos podido, espero que estéis contentos», dijo.

El primer ministro croata, Andrej Plenkovic, también estaba entre el público y declaró: «Estamos orgullosos de haber obtenido un resultado así, que es el mejor desde que Croacia se independizó» de la antigua Yugoslavia en 1991.

Visited 1 times, 1 visit(s) today